Kaliman y el secreto del fuego - El Palacio
Contenido

El palacio

A la mañana siguiente, una turbada mujer se presento interrumpiendo los ejercicios de Kalimán y su lección de artes marciales a Solín. En una canasta llevaba algo de comida que consistía en pan y queso y además llevaba una lista de libros que trataba como si fuera un insecto peligroso...

-Príncipe, aquí esta la lista de libros, pero no creo que debas alimentar la ilusión de una joven tan ingenua como Sofía. no creo que estos libro le traigan nada bueno. Si al menos pudiera ahorrar una dote..."

Kalimán la callo con un gesto, tomo la lista y observo con admiración que contenía una cuidadosa selección de libros de filosofía, filosofía natural y geometría. Le dio unas monedas de plata a la mujer y le dijo...

-Si quieres cuidar a tu ama, toma esto y cómprale mejor comida. Ella no lo notara, pero le sentara bien. Nosotros llegaremos muy tarde.

La mujer vio con sorpresa las monedas y salió corriendo como si temiera que estas se evaporaran,. Kalimán y pequeño compañero, salieron a la calle rumbo a la cita qeu este tenia en el palacio...

-"Kalimán , de que crees que se trate todo esto?"
-"Tengo la sospecha de que interviniste en una intriga de palacio. Debe ser una mujer de alto rango y alguien quería cobrar una cuenta pendiente. Debemos tener cuidado pues eso significa que también te has hecho de un enemigo de alto rango "


Llegaron al imponente palacio imperial. Incluso a tan temprana hora, este parecía una activa colmena. Pasaron por la gran recepción. Ya había una gran cola de personas solicitando audiencia con los diversos funcionarios de cara obesa y sin barba, vestidos con sus uniformes que denotaban sus especialidades y rangos. La gente traía pequeños regalos para acelerar sus tramites que eran recibidos con frialdad. En suma una eficiente burocracia

Kalimán observo una puerta custodiada con guardias con un uniforme muy distinto a los demás y cuyo rostro rubio parecía fuera de lugar
.
-Mira Solín, la guardia variega, son mercenarios, muchos vienen del norte de Europa, incluso algunos son vikingos, y solo obedecen al emperador y a su familia. Su lealtad es a toda prueba. Esa entrada debe ser la entrada a las habitaciones imperiales."

Se acercaron a ellos e inmediatamente les cortaron el paso. Solín enseño el anillo que le había entregado la mujer y el guardia inmediatamente se dio la vuelta y entro por la puerta. Regreso con un eunuco con un uniforme mas lujoso que el de los demás servidores que habían visto y simplemente les dijo "Síganme".

Siguiendo al eunuco, entraron directamente a la residencia del palacio imperial. Pronto llegaron a un primoroso jardín oriental con fuentes y aves de colores. Llegaron a un pequeño kiosco de lujos mármol y adornos de marfil y les indico que se sentaran y se retiro sin decir una sola palabra...

Pronto oyeron el rozar de faldas y varias mujeres se les acercaron. Todas tenían lujosos vestidos de seda, encajes, pieles y joyas. Sin embargo una de las mujeres destacaba por su presencia. Un rostro hermoso altivo y joven, con una presencia que mostraba que estaba acostumbrada a dar ordenes y ser obedecida. Una sonrisa fria que tenia por objeto ocultar los sentimientos mas que comunicarlos. Y unos ojos ligeramente entornados como aparentando un ligero desdén, pero al mismo tiempo un observador atento notaria que estaban llenos de curiosidad .

La joven hablo a sus compañeras, con una voz que se sentía procuraba ser dulce, y sin embargo no dejaba de translucir una sensación de mando.

-"Miren, este es el valeroso niño que logro mas que mi guardia personal, y veo que no viene solo. Creo que viene con un príncipe de las remotas tierras de la India."

Solín hizo una cortes caravana tratando de imitar los movimientos que había visto hacer a Kalimán en mas de una ocasión. Esto claramente impresiono a la joven pues le mostraron que no era un simple niño callejero.

-"Mi señora. Mi nombre es Solín y este es Kalimán mi maestro y compañero"

-"Si solo eres un alumno que sabe actuar con tanto valor, tu maestro debe ser .. magnifico"


La joven dijo la ultima frase en un ademan de estudiada coquetería mientras observaba el rostro moreno y de asombrosa belleza varonil de Kalimán, al igual que sus poderosos músculos y su porte principesco. Kalimán a su ves repitió la cortes caravana de Solín, y adopto un tono mas formal, pues comenzaba a sospechar la identidad de la joven.

-"Mi señora, solo somos viajeros en busca de conocimiento. Venimos de tierras lejanas mas allá de la India a conocer a la ciudad mas poderosa del mundo y los conocimientos que alberga"

La joven sonrío halagada, pero no olvido que deseaba conocer si había algun misterio detraes de esos extranjeros así que interrogo a Solín.

-¿Que recompensa deseas por haberme salvado?, si fueras mayor te ofrecería un puesto en la corte, o un titulo, pero tal ves exista otra cosa, ¿quieres dinero, riqueza?
-No mi señora, no lo hice por dinero, solo me pareció que esos hombres estaban haciendo algo malo a una mujer e hice lo que pude.
-¿A una mujer?, entonces no sabes quien soy... ¿Hubieras hecho lo mismo por cualquier otra... mujer?

Solín se desconcertó por la frialdad de la pregunta..

-Mi señora, desconozco su nombre, y sin importar quien, hubiera hecho lo mismo, así es como me ha enseñado Kalimán, saber que esta bien es mi recompensa."

Mientras que Kalimán veía satisfecho como se desenvolvía el niño, la joven miro extrañada a Solín y al misterioso hombre que lo acompañaba. Le costaba trabajo entender que alguien hiciera algo por ella sin esperar recibir un pago. Pero la cara de Solín la termino convenciendo de que podía ser cierto.

-Si es así, al menos permítanme ser su anfitriona, y tu señor, ...mmh, Kalimán, seguramente conoce tierras lejanas. Tal ves quiera compartir sus conocimiento con esta ignorante y curiosa mujer.

Realizo un leve gesto y una de las mujeres que la acompañaba salió, para regresar al poco rato con varios sirvientes quienes ofrecían apetitosos dulces y exquistos alimentos que contrastaban con la sencilla comida que les había proporcionado Sofía.

Otros sirvientes trajeron cojines y alfombras y colgaron varios brocados alrededor del kiosco de manera que pronto el lugar parecía un pequeño y lujoso cuarto. Solín miraba asombrado la eficiencia y rapidez de los sirvientes, que la joven veía como algo completamente natural. En eso se acordó del anillo y le ofreció devolvérselo a la joven, pero esta contesto.

-Consérvalo. sospecho que no será la ultima ves que nos veamos y tal ves aun te pueda recompensar, con ese anillo podras llegar directamente a mi, de otra manera los eunucos nunca te dejaran pasar por encima de ellos.

Antes de que ese dieran cuenta había en el cuarto un verdadero banquete imperial. En el fondo se escucho música y la joven comenzó a interrogar a Kalimán. mientras Solín disfrutaba de aquellos manjares y escondía algunos en su bolsa... Sus recuerdos de tiempos difíciles en Egipto, le traían la experiencia de saber que un día podía comer y otro no.

La joven indico a Kalimán unos taburetes donde se recostaron a la manera romana. Pronto Kalimán se dio cuenta de que esa "ignorante mujer" conocía muy a fondo la compleja política de su época. Tenia una buena idea de la amenaza que se cernía sobre la ciudad y cuestionaba a Kalimán de una manera tan metódica, que Kalimán se tenia que cuidar de no dar la información excesiva que tenia como un viajero del tiempo, al mismo tiempo Kaliman aprendio mucha informacion que no poseia ni Mateo, ni la biblioteca imperial.

Al terminar, la joven ensombreció su rostro con la información que le dio Kalimán. y finalmente exclamo pensando en vos alta:

-Es peor de lo que pense, sin tan solo estos estúpidos eunucos se dignaran a salir alguna ves de palacio, sabrían que existe un enemigo real y no solo sus tontas intrigas, y que cada día es mas poderoso. Mi padre debe saber esto, pero no confiara en las historias de su tonta hija...debe haber otra manera.."

Por sus palabras Kalimán comenzó a sospechar que esta "tonta hija" era un mujer bastante capaz, tal ves incluso mas capaz que su padre, El emperador del imperio romano de oriente, y el mas poderoso de esa epoca...

La mujer solicito papel y pluma. Y pronto redacto una pequeño carta que sello con un anillo semejante al que le había dado a Solín.

-La información que me has dado es casi tan valiosa como lo que tu pequeño amigo a hecho por mi. Sospecho que tu tampoco querrás una recompensa, aun así espero que me sirvas un poco mas. Toma esta carta sellada y ve mañana a la oficina de asuntos bárbaros. Habla con el general Benzias y dile lo que me has dicho. A cambio, el general contestara todas tus preguntas. No te sorprendas, los he hecho seguir y se que están en la biblioteca buscando información y creo que no es precisamente sobre filosofía. Me informan también que están en casa de la pagana, pero no creo que importe mucho... ahora debo retirarme. Nos volveremos a ver "

La joven se retiro y pronto Kalimán y Solín estuvieron solos, Kalimán estaba pensativo y finalmente Solín lo interrogo.

-Kalimán, pero nunca nos dijo su nombre, ¿quien es', parece ser alguien importante"

-Si es muy importante, es Teodosia, la hija de León I, Emperador del Imperio Romano de Oriente, y tiene una sorprendente capacidad e inteligencia. Seria una magnifica emperatriz, y sin embargo la historia no dice nada de ella...

-"Pero podría ser que se casara y se fuera de palacio o que se dedicara a sus casa o algo así. ¿Que te preocupa?"

-"No Solín, no creo que sea capaz de alejarse de aquí, siento en ella una gran pasion por su deber con el imperio, ademas recuerda que la corte de Bizancio es un lugar lleno de intrigas y la mayor parte de los emperadores murieron de manera cruel. Ella parece leal a su padre, y en esta corte la lealtad usualmente se paga con la muerte. No falta quien prefieriera ver destruido al imperio si con ello consigue algo de poder. Vamonos de aquí, debemos continuar con nuestra misión"

Kalimán y su inseparable compañero salieron del palacio, nadie se cruzo en su camino pero ambos sabían que había muchos ojos vigilándolos.

Camino a la biblioteca Solín pregunto..

-"Que vamos a hacer ahora Kalimán"
-"Debemos seguir con nuestra búsqueda en la biblioteca y mañana ver al general, y tu... tienes que seguir estudiando..."

La desilusión se mostró en el rostro de Solín y Kalimán no pude menos que sonreír ante el gesto del niño.

-"Estarás solo medio día conmigo en la biblioteca y luego ... podrás ir a jugar con Heraclio . Tengo la sospecha de que aprenderás con el cosas sobre la ciudad que no se dicen en los libros"

Solín salto de alegría, continuo caminando con paso alegre, además sabia que los dulces que había tomado del palacio le ganarían tanta importancia entre los niños, como la que había obtenido con su habilidad con la honda.

Repentinamente al dar vuelta por una de las estrellas calles de la ciudad, notaron que el camino estaba obstruido por un grupo de hombre que vestían harapos. Kalimán inmediatamente noto algo. Se movían con una soltura que delataba a gente bien alimentada. Solín confirmo sus sospechas.

-Son los mismos que atacaron a Teodosia!!!

Uno de ellos se acerco

-"Miren lo que hay aquí. Una pequeña sabandija y un perro extranjero. Tal ves nos quieran ofrecer un poco de diversión"

Kalimán se puso a evaluar la situación. eran ocho hombre. probablemente con armas ocultas. Sin embargo no parecían ser soldados. Al observar las manos de uno de ellos noto que no tenia callosidades y estaban muy cuidadas. Seguramente eran nobles mimados del palacio, eso facilitaría las cosas.

-"¿No contestas nada, perro?"

-"Que la paz sea contigo, en que puedo ayudar tan nobles señores "


El hombre se desconcertó al escuchar la palabra noble..

-"Creo que sabes demasiado, mejor te callaremos"

Saco un delgado y afilado puñal de entre sus ropas, más apropiado para apuñalar por la espalda que para entablar combate, y se abalanzo para atacar. Kalimán dio un suave giro en un movimiento básico de Tai chi y el hombre se encontró apuñalando el vacío y fue a estrellarse contra la pared. Inmediatamente se levanto enfurecido por la humillación, mientras que los demás hombres lo miraban desconcertados al ver caer a su líder...

El hombre se volvió a lanzar contra Kalimán, este dio un suave paso para atrás y el hombre se encontró de nuevo apuñalando el vacío, simultáneamente Kalimán tomo la mano con la daga, y presiono firmemente la articulación del pulgar obligando a soltar el arma, jalo rápidamente la mano hacia abajo obligando a girar en le aire al hombre que termino de espaldas contra el suelo. El hombre se levanto esta ves algo atontado, pues dos veces había atacado y dos veces había terminado en el suelo sin que el extranjero pareciera que se hubiera movido. Entonces noto que ya no tenia la daga que estaba en manos de Kalimán.

-"Espero que no se haya hecho daño, al parecer el suelo es algo traicionero, y se podría hacer daño con esta arma."

Kaliman, con una gran gentileza ofrecio el arma al hombre, este sorprendido y fuera de si dio la orden de atacar.

Sus hombres titubearon, pues no entendía que había pasado, uno de ellos decidió ir por lo seguro, y se lanzo contra Solín. Este se defendió con un poco elegante pero efectivo puntapié contra la espinilla del atacante, que cayo al piso quejándose.

Otro hombre quiso agarrar a Solín por la espalda, al inclinarse a tratar de tomarlo entre los brazos, el niño simplemente se escurrió hacia atrás entre sus piernas jalándolo en su caida con lo que el hombre dio una marometa involuntaria. Solín había recordado una llave elemental de judo de sus ultimas lecciones y la había aplicado.

Cuando volteo a ver, otros dos hombre yacían en el suelo. Kalimán no había lanzado ni un solo golpe, manteniéndose a la defensiva utilizando los suaves movimientos del Tai chi para contener el ataque. Los demás atacantes volvieron a la carga completamente desconcertados por la aparente inmovilidad del extranjero pero que había derrotado ya a tres oponentes. Kalimán estimo que era hora de un ataque contundente. El siguiente atacante fue ahora recibido por un suki de karate en el plexo solar, derrumbandose inmediatamente y poco despues su otro compañero se impacto con los otros dos, al recibir un poderoso mawuashi geri o patada circular de karate. En eso uno de los caídos saco una daga y se disponía a lanzarla, cuando una certera piedra se la arranco de las manos. Volteo a ver y vio a Solín preparando otra piedra en su honda. Eso fue mas de lo que pudieron soportar, pues ya conocian los efectos de esa honda, los hombres se levantaron salieron corriendo ayudando como pudieron a los lastimados.

-"Solín , ¿no te hicieron daño?"
-"Son unos cobardes, basto solo un par de piedras..."
-"Son nobles del palacio, y creo que nunca han estado en una pelea de verdad, deben estar acostumbrados a imponer el temor por sus influencias. No creo que vuelvan a atacar de frente. Seguramente su próximo ataque será a traición y debemos estar alerta. Creo que ellos son los que están tras la princesa Teodosia. Los emblemas verdes que se alcanzan a ver bajo su ropa reflejan una de las facciones de apostadores del gran hipodromo. Ahora sigamos nuestro camino, ya tendremos tiempo de averiguar mas."


Kaliman tomo el puñal con el que lo habian amenazado, era una hermosa pieza de joyeria,  asi que decidio conservarlo como souvenir. Finalmente los dos compañeros continuaron su camino a la Biblioteca, esperaban no tener otra aventura en dia. Al alejarse, una sombra los siguio. Traia ropas de campesino, pero se movia con un cierto aire marcial. Cuidandose de no ser observado penso:

- Mi señora Sofia estara encantada de que alguien haya puesto en su lugar a Marcius y su banda. Ya identifique a todos, pero aun no podemos actuar contra ellos, necesitamos saber quien es el cabecilla. Marcius es solo un noble mimado, alguien lo esta manejando. Este Kaliman podria ser un gran aliado.

(continuara...)


 

Pagina 9 of 9 All Pages

< Anterior Siguiente >
 

Escribir un comentario

Nos reservamos el derecho de eliminar menajes ofensivos, o spam.


Código de seguridad
Refescar

Inicio Fan Fiction El Palacio Kaliman y el secreto del fuego - El Palacio