Kaliman y el secreto del fuego - Sofia
Contenido

Sofia

Kalimán y el pequeño Solín se dirigieron a la posada que les había recomendado Lucio. Ya anochecía, y conforme caminaban en dirección al oeste, el sol se reflejaba en las calles empedradas de la ciudad, mientras el cielo del ocaso se llenaba de los tonos del fuego.

Finalmente mientras aparecían las primeras estrellas, llegaron a la calle y encontraron una vieja, pero bien cuidada casa, tocaron y una vieja voz pregunto detrás de la puerta :
-.¿ Quien es?
-Dos viajeros que buscan un lugar para descansar, Lucio nos envía,"
-Ah, ¿Lucio, el latino?"
-Si el nos pidió que preguntáramos por Sofía.
-Por favor y esperen un momento, le avisare a mi señora.

Unos minutos después se abrió la puerta y apareció una mujer algo vieja, de rostro amable, ropas ajadas y ojos vivaces.

-Perdonen si no les abrimos antes, pero somos dos mujeres solas, debemos cuidarnos.

La mujer titubeo cuando vio al fornida figura de turbante en la puerta, pero la sonrisa franca de Kalimán la desarmo y los dejo pasar. Los guío a un cuarto con estantes llenos de libros, donde una joven severamente vestida, estaba sumida en su trabajo, escribiendo sobre un papiro con trazos elegantes y firmes mientras consultaba varios libros, tenia un tocado que cubría su cabellos. La severidad de sus ropas contrastaba con la belleza de su rostro, ligeramente moreno. Su hermoso perfil reflejaba su ancestros griegos. Repentinamente titubeo, como si le costara trabajo abandonar su concentración, y volteo a la puerta, disimulo rapidamente sus sorpresa, y. una dulce y serena voz los saludo.

-Bienvenidos viajeros, cualquier amigo de Lucio, el amigo de mi padre, es bienvenido en esta casa.

Al levantar la vista del manuscrito, sus ojos verdes se encontraron con los de Kalimán. Un ligero rubor se aprecio en sus mejillas al ver el rostro de Kalimán. Este comento para tranquilisarla.

-Ah. no esperábamos ser recibidos por la hermosa Helena.

La joven se ruborizo un poco mas, pero contesto con entereza.

-La belleza del cuerpo es fugaz, solo la belleza del espíritu perdura.
-Me parece que Platon nos hace a veces excesivamente severos.
-¿Como es que un extranjero conoce a Platon?
-La sabiduría no tienen fronteras. he venido a estas tierras a buscarla en la gran biblioteca de Constantinopla.
-¿Entonces ere tu el extranjero que logro domar al cancerbero de la biblioteca? .Toda la ciudad, bueno, al menos los que se interesan en la sabiduría han oído de tu hazaña .¿ Como lo lograste?. Si al menos permitieran entrar a las mujeres, yo seria feliz entre tantos tesoros.


Una mirada intensa, delato a la hermosa joven su hambre de conocimiento.

-Tiene aquí una buena biblioteca, muchos sabios tienen menos.
-Son los libro que me dejo mi padre. La mayoría ya me los se de memoria, aun hay tanto que aprender y conocer.


Kalimán miro en los ojos de la joven y recordó sus años en el monasterio, con su propia hambre de conocimiento, guiada por los monjes y satisfecha en parte con los conocimientos acumulados ahí, casi sin pensarlo decidió ofrecer su ayuda, pues percibía como la joven sentía que había hablado de mas.

-Estoy seguro de que podría conseguir algo, si me dice los libros que desea, sin duda lograre que nuestro querido cancerbero nos los preste para traer aquí. creo que tengo cierta influencia, pues en el fondo el desea compartir sus tesoros, pero estaba amargado .

La joven emitió una exclamación de sorpresa que a duras penas logro reprimir para mantener la compostura...

-Pensaba que en los países de oriente no aprobaban que las mujeres se instruyan.
- Desgraciadamente eso es cierto, pero siempre hay algunas excepciones, yo estoy convencido de que el hambre de conocimiento es tan fuerte en el hombre como en la mujer.


Esta ves la joven se ruborizo profundamente, pues sabia que incluso en esta ciudad cosmopolita, una joven instruida no era muy apreciada. sin embargo un a tos emitida la mujer le permito cambiar de tema.

-Ah si!, perdonen lo había olvidado ¿desean alojamiento? Espero que Lucio les halla explicado la situación. Somos dos mujeres y ustedes no pueden vivir aquí, pero la casa del al lado me pertenece y pueden vivir ahí. Es un pobre lugar para un príncipe como usted, pero ....

-No hay problema ese es exactamente lo que deseamos, sin embargo despues de conocerla, espero poder tener ocasión de compartir la búsqueda de la sabiduría...
.

Kalimán saco varios Bezantes, la moneda de oro del imperio, que la mujer tomo rápidamente, pues la joven no les presto mucha atención, sus pensamientos estaban muy lejos de ahí. La mujer lanzo una exclamación de sorpresa al notar que eran monedas de oro brillantes como recién acuñadas y sin recortar, lo que las hacia mas valiosas y exclamo.

-"Muchas gracias mi señor, ¿Pero conocer el valor de estas monedas?, no quisiera que luego no reclamaran...

-"Mujer, a cambio de esas monedas, esperamos a alojamiento, alimento y discreción. Y precisamente ahora estamos hambrientos...

La mujer lanzo una exclamación pues entendió que ese príncipe no deseaba preguntas y se retiro apresurara para no ofender al príncipe extranjero, diciendo..

-Nuestra comida es muy humilde, pero les traeré lo mejor que tenemos, si príncipe.
..

La mujer desapareció y la joven que tal ves soñaba con los libros que había prometido Kalimán, se dio cuenta de la sencillez de sus recursos y que seguramente lo que podría ofrecen no estaba a la altura de un príncipe. Kalimán percibió su turbación y decidió cambiar de tema. La interrogo sobre Lucio y aprendió que Lucio había sido compañero de estudios de su padre en la Academia de Atenas hasta que esta había sido disuelta por orden del imperio. Su padre se quedo sin maestros ni estudiantes y a falta de estos le enseño a su hija todo lo que sabia, incluso el nombre de la joven "Sofía", que significaba sabiduría en griego mostraba sus expectativas. Al morir su padre, Lucio se había presentado y ayudandole a administrar sus menguados recursos, la habia logrado enviar a la capital del imperio, donde su padre le habia dejado unas propiedades. Gracias a la administracion de esas propiedades podria vivir, algo pobremente, pero sin penurias.

Pronto apareció la mujer y los condujo a otra habitación donde se sentaron a la mesa para compartir una sencilla cena, la joven algo incomoda ante su pobreza se fue tranquilizando cuando a instancias de Kalimán, Solín relato algo de su vida en las calles de Egipto como un huérfano. Finalmente las travesuras de Solín como encantador de serpientes y estafador de viajeros lograron hacerla reír.

Un poco más tarde, la mujer llevo a Kalimán y su pequeño compañero a su nueva casa. Al igual que la casa de Sofía, el lugar se veía antiguo pero bien conservado. Antes de dormir Solín no pudo contener su curiosidad..
.
-¿Que bonita es verdad Kalimán?, ¿porque esta sola?, en mi país ya se habría casado.
-Ahhh Solín, no creo que existan mucho hombres en esta ciudad que aprecien a una joven mas instruida en los libros y no en las labores de la casa. No creo que tenga dinero para una dote y en esta época eso es indispensable para encontrar esposo. Y a pesar de que esos libros valen una fortuna en esta época, no creo que se atrevería a separarse de ellos.
-¿Son tan valiosos?.
-Recuerda que aun no existe la impresa, cada uno de esos libros representa meses o años de trabajo de un escriba, Sofía podría vivir un año con el precio de cada uno, su padre debió tener una posición importante para tener un tesoro así. Pero su valor material no creo que le interese. Si no se casa, y sin una posicion economica, solo le quedaria entrar a un a orden religiosa, pero sospecho que nuestra casera tampoco es cristiana sino neoplatónica.


Kalimán cerro lo ojos y le vino a la mente la imagen de la joven. Tanto su belleza como su sencillo y profundo amor por la sabiduría lo habían conmovido, hsta que una vocesita lo interrupio.

-"Kalimán, no creo que tu le exigieras una dote..."

Como contestación Solín recibió un almohadaso en la cabeza y una orden..

-"a dormir...!"

 

Pagina 8 of 9 All Pages

< Anterior Siguiente >
 

Escribir un comentario

Nos reservamos el derecho de eliminar menajes ofensivos, o spam.


Código de seguridad
Refescar

Inicio Fan Fiction Sofia Kaliman y el secreto del fuego - Sofia