Kaliman y el secreto del fuego - Constantinopla
Contenido

Constantinopla.

 

Kalimán y Solín no podían observar nada, flotaban en medio de las mas absoluta obscuridad, pues las paredes de la esfera no permitían entrar nada. Oetam les había explicado que sentirían que pasarían menos de 3 minutos en ese estado.

Finalmente, comenzaron a sentir peso de nuevo, y las paredes de la esfera se comenzaron a disolver. vieron el maravilloso cuarto de control, pero Oetam ya no estaba ahí.

Finalmente se encontraron en el centro del cuarto de control, en el mas absoluto silencio.

Kalimán reacciono y le indico a Solín que deberían salir. Ambos permanecieron callados pues la tecnología del lugar, ahora que habían descubierto algo de su poder, los impresionaba.

Oetan habia desaparecido. Pasaron por el pasillo, y Kalimán no pudo menos que observar que faltaban algunos escritos.. todos los posteriores al siglo octavo en adelante.

Salieron a la muralla y por un momento parecía que todo estaba igual....

Pero poco apoco notaron varias s diferencias. La muralla ya no estaba derruida. podrían ver las otras murallas taras, y el foso estaba lleno de agua. El olor había cambiado, ya no estaba el olor de la gasolina, entonces Kalimán oyó algo y se dio cuenta de que ya no estaba en el siglo XX. El llamado a la oración de los altavoces eléctricos había sido substituido por las campanas llamando a misa. Ya no era Estambul la ciudad turca, ahora esta era en realidad , Constantinopla, la ciudad cristiana, capital del imperio romano de oriente.

Solín comenzó a ver los cambios, la moderna ciudad le había sido familiar, pero ahora esta antigua ya poderosa ciudad cristianan le era completamente extraña.


- Kalimán, que debemos hacer ahora, por donde comenzaremos.

Kalimán sonrío, el también estaba desconcertado, pero se sentía estimulado ante la perspectiva de visitar esta fabulosa ciudad, pero se controlo y comento.

-Sigamos el sentido común, y primero busquemos donde obtener un buen desayuno...

Se dirigieron a la puerta de la muralla, que en ese momento comenzaba a abrirse. Los barbudos guardias miraron casi sin sorpresa a Kalimán y al niño que se aproximaba, pues verían en le día a personajes mas extraños.

 

Se escuchaba un rumor de caballos y apareció una formidable compañía de caballería, pero de un tipo que Solín nunca hubiera imaginado. Tanto los soldados como los caballos se encontraban completamente acorazados, pero eran muy diferentes de las armaduras medievales, estas parecían completamente orientales y antiguas. Unos 200 hombres a caballo salieron con un rostro moreno que mostraba que provenían de algún lugar del Asia central.

-Son catafractos, son una herencia de los persas, ni la falange macedonia ni las legiones romanas lograron vencerlos. Es la base del ejercito bizantino, nunca sean derrotados en un ataque frontal.

Solin exclamo:

-Kaliman, pero son pesados, seguramente un ejercito ligero los podría supera con su agilidad y rodearlos.


Kaliman rio de buena gana,

- Solin podrias llegar a ser un gran general, efectivamente, asi es como la caballeria arabe a estado derrotando al ejercito Bizantino. Es como golpear un enjambre de abejas con un palo. No hay manera de que de en el blanco. Pero sigamos.

Un guardia de la puerta le cerro el paso. La ropa de Kaliman era oriental y se percibió cierto lujo, pero no era arabe, tal vez era un príncipe de mas alla, pero era extraño que viajara sin sequito.

-Que les trae a la la ciudad.

Kalimán le contesto :

- Que las paz sea contigo, deseamos conocer la gran biblioteca de tu ciudad y ver las maravillosas reliquias que se dice que albergan sus iglesias.

El guarida sonrio, le agradaba que unos barbaros reconocieran la superioridad de su ciudad. Pero aun asi, decidio investigar un poco mas.


- ¿Son arabes?, tu ropa es extraña.

- No , yo vengo de mas alla, de los reinos de la India cruzado los reinos musulmanes.


El guardia asintio, se sintio impresionado ante la mención de esos reinos fabulosos y los dejo pasar.

Atravesaron una tras otra las distintas murallas de la ciudad y pasaron a un mundo de leyenda. Era la majestuosidad de la antigua Roma, pero con un toque oriental de lujo y algo de extravagancia. Marmol y estatuas clasicas se mezclaban con simbolos cristianos. Pasaron cerca de un tempolo, donde en lugar de un sacerdote pagano, salian una procesión de sacerdotes cristianos, con ricas vestiduras, llevando en un palanquín una pintura ricamente adornada en oro: Un icono.

-¿Kalimán, porque se parece tanto a Roma?

-Cuando esta ciudad se convirtió en la capital del imperio romano, muchos de los tesoros de Roma y de otras ciudades romanas y griegas fueron triados aquí. Las estatuas mas exquisitas, mármoles, frisos, y bajorrelieves, pero lo mas importante, muchos de los principales manuscritos del mundo antiguo fueron traídos a la biblioteca, se encuentran ahí tesoros invaluables. Y aquí estarán a su cuidado mientras que Europa caerá en las edades obscuras. Incluso los europeos no conocerán estos tesoros directamente, sino a través de las traducciones de los Arabes.

-¿De los Arabes, pero no son los enemigos del imperio?

- Los gobiernos son enemigos pero los sabios siempre son amigos. Al menos eso espero demostrarles, para que nos permitan entrar a la biblioteca. Ahí debemos buscar el conocimiento reciente de alquimia y localizar a Calinico.

-¡¡ Kalimán, !! pero hablaste de un desayuno...

- Exacto mi pequeño Solín, ahí hay una posada, comeremos y trataremos de conseguir algunos informes.


Entraron a un edificio viejo pero en buen estado, adentro el aire cosmopolita de la ciudad salia a relucir, las lenguas de media humanidad parecían mezclarse en una alegre confusión, mientras comerciantes de Asia, Europa, y África aprovechaban el momento de la comida para sacar ventajas unos de otros.

Los divanes romanos, se mezclaban con verdaderas mesas y silla. Kalimán escogió una mesa central para escuchar mejor en medio de la confusión

Pronto pidieron algo ligero en lo que averiguaban algunas cosas de la ciudad. Kaliman examino a la multitud y para sorpresa de Sólin, invito a compartir su desayuno con un malhumorado y un tanto obeso monje que hablaba mitad griego y mitad latín y era difícil de comprender. Sólin alcanzo a entender de que hablaba de que el guardián de la biblioteca era un irascible sabio bizantino.

Kaliman le explico a Solin, que el monje había venido desde Roma a consultar unos documentos de los padres de la iglesia, pero se había puesto a discutir de religión con el guardian y pronto le prohibió acercarse a la biblioteca. Había venido desde tan lejos y tendría que regresar con las manos vacías.

Kalimán sonrío pues ya tenia un plan de acción y al información lo confirmaba. El monje pronto se cambio de humor pues Kalimán de prometio que le conseguiría el texto del concilio que le interesaba. Se presento como Lucio Vareliano, y agradeció las intenciones de Kalimán, aunque dudaba de que se le permitiera acercarse a la biblioteca. Al escuchar su nombre, Kalimán esbozo una enigmática sonrisa, que tenia un aire de travesura, pero no le dijo nada a Solín.

 

Pagina 5 of 9 All Pages

< Anterior Siguiente >
 

Escribir un comentario

Nos reservamos el derecho de eliminar menajes ofensivos, o spam.


Código de seguridad
Refescar

Inicio Fan Fiction Constantinopla Kaliman y el secreto del fuego - Constantinopla