Introducción
Contenido

 

Recuerdo que cuando era niño, una de las cosas que mas me gustaba era ir a la peluquería, y no porque me gustara arreglarme , sino porque había revistas para leer mientras uno esperaba: Los Supersabios, Rolando el Rabioso, Chanoc, Memín Pinguin (ojo, es Pinguin, por pingo y no de pingüino), la familia Burrón, y uno que cautivo mi atención, "Kalimán el hombre increíble"

Empece a leer un capitulo de la aventura llamada "El Insepulto", y quede enganchado en un vicio que me duraría 10 años. Pronto me di cuenta que no me podía aguantar hasta la próxima visita a la peluquería para saber que pasaba, puesto que así me perdía muchos episodios, así que me decidí a guardar mi domingo y me compre el cuento (aun no le decíamos cómic).

Al leer las portadas interiores me di cuenta de que además se pasaba como un programa de radio, pero no traía horarios, así que me sople toda la programación de RCN, (actualmente Radio Red) que era la estación donde se transmitía, hasta que localice el programa, desde entonces, todos los días a la 1:30 PM no me perdía el capitulo diario de Kalimán, incluso una vez cuando se descompuso el radio de la cocina me negué a comer para oír mi capitulo en el radio de mi cuarto. Antes de que me diera cuenta, como un vicioso, ya necesitaba mis dos capítulos diarios, pues se transmitía una aventura a medio día y otra las 7 de la noche, y además los domingos había un programa monstruo, con 5 capítulos seguidos, es decir dos horas y media de Kalimán. ..

Así me introduje en el mundo de Kalimán, curiosa mezcla entre Agatha Christy, Rice Burroughs, Emilio Salgari e Isaac Asimov, puesto que podía ir de una novela policíaca y de misterio como "El insepulto:, hasta un viaje en un submarino miniaturizado a través del cuerpo humano, pasando por aventuras en la selva Amazónica, hablando con animales, o luchando contra los dioses de la mitología griega, e incluso pude ver (a través de los ojos de la radio) a Kalimán enfundado en la armadura de Solimán el Magnífico. Indirectamente aprendí mucho de historia, pues me encantaba consultar en la enciclopedia los lugares y los personajes que se mencionaban.

Así mismo, los dibujos en guache y tinta, impresos en tinta sepia de la revista le daban un aire de realismo y dramatismo, que no tenían las historias de Superman, El hombre Araña, y demás personajes del Cómic gringo. En mi opinión de purista la revista perdió mucho cuando se empezó publicarla en color, sin embargo era el paso natural debido al mercado cada vez mas acostumbrado al color.

Claro, después tuve mis pequeñas decepciones, empece a estudiar Karate y me di cuenta de que las posiciones de karate de Kalimán no eran las correctas (además de que el debería de haber dominado K'ung Fu (G'ung Fu), aunque para ser justos, en aquellos tiempos aun no se conocía en México), había algunos detalles de física incorrectos, fechas históricas y lugares fuera de contexto, como en "El regreso de la Araña negra" donde tenemos tigres y hienas en una isla de Caribe, y finalmente que la estructura global de las aventuras era muy parecida.

Aun así, reconozco que esta historieta formo una parte de mi vida durante los años de la primaria y la secundaria y parte de la prepa.

Por ello como un pequeño homenaje dedico esta pagina a Kalimán, con parte de los textos que contiene el ejemplar especial con que celebró Kalimán haber vendido mas de 1.000,000,000 de historietas, e información que me han comunicado otros admiradores y seguidores del personaje y en especial de Modesto Vázquez (QED), hijo del creador y escritor fantasma de varias de las historias.

Javier Delgado

 

Escribir un comentario

Nos reservamos el derecho de eliminar menajes ofensivos, o spam.


Código de seguridad
Refescar

Inicio